El hombre y la ansiedad de rendimiento sexual

La ansiedad de rendimiento sexual es un problema que siempre pasa a todos los hombres en algún momento. Los hombres suelen describir la primera vez que tienen problemas de erección como un momento particularmente molesto que nunca podrían haber pensado que les pasara a ellos. Entonces por lo general varios pensamientos se cruzan en su mente: “Tengo un grave problema de salud”; “¿Por qué me pasa a mí?”; “¡Soy un inútil!”; “¿Ya? ¿A partir de esta edad?” Estos pensamientos inducen vergüenza, culpa, ira, enfado, disgusto…Esta experiencia desagradable que se registra en la memoria del hombre, la próxima vez que intenta tener contacto sexual, vuelve a su pensamiento y toma la forma de amenaza y miedo. Estos pensamientos suelen ser los siguientes:; “¿Voy a lograr la erección?”; “¡Si no tengo erección, entonces algo malo está pasando conmigo!”. No hay manera de que un hombre se excite sexualmente al tener tales pensamientos; por el contrario, estos pensamientos inducen el miedo y la ansiedad mientras que se está llevando a cabo una relación sexual.

Sin embargo, el cuerpo de TODOS los hombres se compone de tal manera que, cuando el cerebro envía una señal de aviso para un posible peligro o amenaza, el miedo prevalece y luego el cuerpo se prepara en un nivel biológico para hacer frente al riesgo. Esto significa que se producen grandes cantidades de adrenalina, el aumento de la frecuencia cardíaca y la contracción vascular; como resultado, la sangre no puede alcanzar plenamente el pene, lo que esencialmente se requiere para lograr la erección. En otras palabras, cuando un hombre se preocupa y siente el miedo durante el coito, es casi imposible para él llegar a la erección, e incluso si lo hace, será muy difícil mantenerla. Y entonces, lo más probable es que tanto él como su pareja pasarán por momentos de incomodidad, malestar, decepción, incluso la desesperación. De esta manera otra experiencia negativa se registra en el cerebro.

Y esto es el comienzo de un proceso “dominó”. Cuando llegue el siguiente contacto sexual, se repetirán los mismos pensamientos, pero esta vez estará aún más obsesionado con ellos; habrá más miedo y ansiedad y, por lo tanto, la posibilidad de problemas de erección será mayor. Como consecuencia de ello, comienza un “círculo vicioso” que muy a menudo se traduce en evitar el contacto sexual y cualquier circunstancia que podría dar lugar a la relación sexual. Algunos hombres se dan cuenta de que el problema se debe a la ansiedad y tratan de convencerse de que “no deben pensar en ello”. Otros tratan de “racionalizar” la situación y convencerse de que “están tranquilos y no tienen el estrés”. Sin embargo, siempre y cuando se niegan a aceptar el problema y pedir ayuda, terminan por pensar en ello aún más y, por lo tanto, el círculo vicioso permanece allí y perpetúa.

De lo anterior queda claro que no lograr o perder la erección cuando hay miedo o ansiedad es una función absolutamente normal del organismo masculino. El cuerpo de un hombre se construye de tal manera que existe una buena función sexual sólo si él está en calma y en paz. En muchos casos, la única causa de la disfunción eréctil puede ser la ansiedad de rendimiento sexual, que mantiene el problema durante meses o incluso años. Muchos hombres no pueden aceptar fácilmente que su problema es psicológico. Esto refleja algunos puntos de vista comunes de acuerdo en que los problemas psicológicos son signos de debilidad y cada uno debe ser capaz de superarlos por sí mismo. Parece que hasta los hombres más maduros y coherentes, con profundas y arraigadas convicciones, apoyan que un hombre de verdad siempre debe lograr la erección en cualquier circunstancia y siempre debe satisfacer las necesidades sexuales de su pareja femenina. Tales convicciones son el terreno más fértil para la creación y el mantenimiento de la llamada “ansiedad de ejecución sexual”.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Loading...

 

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *